jueves, 6 de junio de 2013

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

Deixámosvos este traballo de Sonia Camoira (asesora de lactación materna), no que se resumen as recomendacións básicas de alimentación complementaria:





Alimentación Complementaria.

Como su nombre indica, la alimentación complementaria “complementa” la lactancia materna, y no al revés.

La leche materna es el principal alimento infantil durante el 1º año de vida.

Recomendaciones de la OMS y UNICEF
Edad recomendada para la introducción de la AC

Todos los niños más pronto o más tarde muestran interés por la comida de los adultos. Probar nuevos sabores y texturas se convierte en una experiencia sensorial única y en una oportunidad de aprendizaje. De esta manera, el niño
puede participar en su alimentación de una forma activa y divertida: Ofrecerle trocitos de alimentos que pueda coger con la mano: arroz, guisantes o pollo y llevárselo a la boca es un buen ejercicio de coordinación. Por tanto, es importante que desde el inicio de la alimentación complementaria se adquieran buenos hábitos que proporcionen una buena educación alimentaria al niño. Esto redundará en un mejor estado nutricional, con efectos beneficiosos para la salud en general.

Desde 2003, la OMS recomienda la LM exclusiva como alimento ideal durante los 6 meses de vida y continuar con el amamantamiento hasta los 2 años o más, acompañado de alimentos nutricionales.

La OMS dice que a partir de los 6 meses la LM no es suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales en los lactantes por lo que se deben añadir otros nutrientes a la dieta del niño.
Las necesidades de hierro y otros oligoelementos (ej. Zinc) no se cubren con la LM por encima de esa edad.

Las razones para señalar una fecha como la edad mínima para introducir la AC (17 semanas) tienen que ver con el momento en que las funciones renal y gastrointestinal están suficientemente maduras para absorber y metabolizar los alimentos distintos a la leche, pero también porque se ha alcanzado un determinado desarrollo neurológico.

A partir de los 4 meses:

·        Pierde el reflejo de extrusión, lo que facilita la introducción de la cuchara.
·        Es capaz de sentarse estable a la mesa sin ayuda.
·        Muestra interés por la comida de los adultos.
·        Sabe mostrar hambre y saciedad con sus gestos
·        A partir de los 8 meses ya pueden masticar.
·        Entre los 9-12 meses la mayoría de los lactantes son capaces de alimentarse ellos solos, beber de una taza y comer con el resto de la familia.

¿Cómo empezar?

Durante el primer año se aconseja ofrecer los alimentos después de las tomas de pecho.
Despues de esta edad, es indiferente.
Debe iniciarse la introducción de los nuevos alimentos, siempre en pequeñas cantidades, lenta y progresivamente; dando un margen de tiempo entre unos alimentos nuevos y otros, tanto para que el niño vaya aceptando los nuevos componentes y sabores de la dieta, como por prevención por si algo le diese alergia.

Los alimentos no deben estar triturados, es suficiente con que sean de consistencia blanda, que puedan ser aplastados con un tenedor. No pretendamos que a los 6 meses y 1 día, el niño coma un plato entero de comida. Al principio el acto de comer es más un experimento sensorial y no comerá más que unas pocas cucharadas.

Entre los 6 y 8 meses deberían recibir de 2 o 3 veces al día alimentos complementarios. Entre los 9 meses y los 2 años, se le ofrecerán aperitivos nutritivos 3 o 4 veces al día: una fruta, pan, ...

Aumentar gradualmente la consistencia y la variedad de los alimentos a medida que el lactante crece, adaptando la alimentación a sus necesidades y habilidades. Con el tiempo irá comiendo cantidades mayores, pero mientras tanto, la LM sigue siendo su alimento principal, ya que sigue aportándole gran cantidad de nutrientes.

Debe consumir carne, aves, pescado o huevos diariamente.

Las frutas o verduras ricas en vitamina A deben ser consumidas a diario.

Evitar darle zumos con bajo valor nutritivo y azucar, o tés, o sodas que interfieren en la absorción del hierro

Es interesante también, por su relación con el neurodesarrollo, la introducción temprana de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA), en especial ácido docosahexaenoico (DHA)

Para el resto de alimentos no hay razones que justifiquen el orden concreto en que deben introducirse en la dieta, el cual lógicamente estará en relación con la cultura, las tradiciones locales y las preferencias individuales.

Nunca suprimir tomas para dar papillas o purés.

Nunca obligaremos a comer a un niño.

El lactante que recibe 4 – 5 tomas al día de LM, no precisa productos lácteos.

A partir del año, ya podrán comer de todo.

Las últimas Recomendaciones Europeas

A partir de los 6 meses no hay razón para retrasar la introducción de gluten, pescado o huevo en la dieta del lactante sano, sin o con antecedentes alérgicos familiares.

Sin embargo, no existen datos cientificos que avalen que la introducción de la AC entre los 4 y los 6 meses tenga alguna desventaja respecto a introducirla después de los 6 meses.
Aunque se considera que la LM exclusiva hasta los 6 meses es un objetivo deseable.

El comité de Nutrición de ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica) recomienda que la AC no se introduzca antes de las 17 semanas (4meses) ni después de las 26 semanas (6 meses y medio)
Ya que no se han publicado estudios controlados que demuestren que las dietas restringidas después de los 6 meses tengan un efecto preventivo frente a las alergias alimenticias.

Alergias (Recomendaciones del comité de Nutrición de ESPGHAN)
No hay datos científicos que avalen que la introduccion de alimentos con potencial alergénico por encima de los 4 -6 meses reduzca el riesgo de padecer alergia, incluso en individuos considerados de riesgo.

La medida más eficaz para prevenir enfermedades alérgicas, también en lactantes de alto riesgo, es la LM exclusiva hasta los 4 – 6 meses.

El riesgo para desarrollo de enfermedad Celíaca (EC) depende de factores genéticos,
inmunológicos y ambientales. El comité considera que sería prudente evitar la introducción del gluten antes de los 4 meses y no hacerlo después de los 7. Es mejor intoducirlo en cantidades pequeñas, gradualmente y mientras el niño está todavía mamando


Alimentación Responsable

§  Alimentar a los lactantes directamente y asistir a los niños mayores cuando comen por si solos, respondiendo a sus signos de hambre y satisfacción.
§  Alimentar despacio y pacientemente y animar a los niños a comer pero sin forzarlos.
§  Si los niños rechazan varios alimentos, experimentar con diversas combinaciones,
sabores, texturas y métodos para animarlos a comer.
§  Minimizar las distracciones durante las horas de comida si el niño pierde interés
rápidamente.
§  Recordar que los momentos de comer son periodos de aprendizaje y amor hablar con los niños y mantener contacto visual.

Introducción de determinados grupos de alimentos.

La Leche de vaca es una fuente pobre en hierro y no debería utilizarse como bebida principal antes de los 12 meses, sin embargo, resultaría aceptable la ingesta de pequeñas cantidades antes de esa edad.

El yogurt y el queso, son excelentes fuentes de calcio, proteína y fósforo, pueden intoducirse en pequeñas cantidades a partir de los 6-9 meses de edad.

Carne, es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, contiene todos los aminoácidos esenciales (hierro, cinc ).

Pescado, tanto blanco como azul son una importante fuente de proteínas y aminoácidos esenciales, también contienen cantidades importantes de hierro y cinc (aunque inferiores a la carne)el pescado de agua salada es la principal fuente de yodo para los niños y aporta cantidades considerables de minerales como el cloro, sodio, potasio y sobre todo fósforo.

El Huevo, constituye una fuente importante de proteínas y grasa. Han de administrarse bien cocinados para evitar la salmonelosis, comenzando por la yema cocida y posteriormente con la clara. En crudo aumenta su capacidad alergénica.

Cereales, fuente importante de fibra y de energía, se recomienda su ingesta diaria, en pequeñas cantidades y mientras se continúa con la LM.

Sal, no es recomendable añadir sal a los alimentos y deberían evitarse aquellos muy salados como vegetales en conserva, carnes curadas, pastillas de caldo.

Aceite, siendo preferible el de oliva por su composición, en todas las preparaciones culinarias.

Verduras, frutas y hortalizas, proporcinan vitaminas, minerales, almidón y fibra. Son una fuente muy importante de vitamina C y B6. Como prevención, las comidas preparadas que las contienen deben mantenerse en la nevera después de su uso y no consumirlas pasadas 24h.

Legumbres, se deben ofrecer sin piel al inicio y 1 – 2 veces por semana para favorecer así el incremento de la actividad enzimática y digestiva y evitar la flatulencia.

Agua, los lactantes amamantados a demanda reciben por lo general líquidos suficientes.

Azúcar, no se recomienda añadir a las comidas, contribuye a la aparición de caries y de obesidad.

Miel natural, no se recomienda antes de los 12 meses. (contiene una esporas que unidas al déficit del ácido gástrico, facilitaría el desarrollo de botulismo)


Casos especiales. Alimentación antes de los 6 meses.

Las madres que trabajan fuera de casa suelen ser víctimas de dos errores típicos:

§  Creer que hay que destetar antes de ir a trabajar.
§  Creer que, si le va a dar otros alimentos a su hijo cuando empiece a trabajar, tiene que acostumbrarlo primero.

La LM es compatible con el trabajo fuera de casa. Hay diferentes modos de hacerlo. Se puede adelantar la introducción de la alimentación complementaria a los 4 meses. O que la madre dé el pecho antes de ir a trabajar y a su regreso y aprovechará intensamente los fines de semana; y también puede extraerse leche para que se la den cuando ella no está.

Posibles inconvenientes de la introducción prematura de la alimentación complementaria.

§  Interfiere con la alimentación al pecho en perjuicio de éste.
§  Carga excesiva de solutos renales, Incapacidad del riñón del niño pequeño para filtrar la ingesta excesiva de determinados nutrientes, especialmente proteínas y sodio.
§  La inmadurez del aparato gastrointestinal, puede ocasionar que ciertos alimentos puedan pasar al torrente sanguíneo y de lugar a una intolerancia, o una alergia.
§  Hay alimentos procesados que pueden contener aditivos y contaminantes.

Bibliografía:

·        www.aeped.es / (asociación española de pediatría)
·        www.who.int/es / (OMS)
·        Comité de Nutrición de ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica)
·        VII Congreso de Lactancia Materna 2013

Sonia Camoira
Asesora de Lactancia Materna

No hay comentarios:

Publicar un comentario